Justa, precisa y valiente defensa en ONU de misión altruista cubana

Presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

Por: Roberto Morejón

En la misma jornada en la que el presidente estadounidense, Donald Trump, subrayó ante la ONU su perfil camorrista, Cuba reafirmaba su cooperación con otros pueblos.

En el debate general del período de sesiones 75 de la Asamblea General de la ONU , el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel, urgió a implementar políticas integrales en las que el ser humano sea prioridad.

El Primer mandatario hizo una enérgica defensa de los trabajadores cubanos de la salud, quienes en 46 grupos acudieron a 39 países y territorios afectados por la pandemia.

Era atinado llamar la atención NO solo por la valentía, profesionalidad y abnegación de médicos, enfermeros y técnicos cubanos de la salud, sino por la despiadada campaña estadounidense en su contra.

Como señalara Díaz-Canel en la ONU , los consagrados trabajadores de la salud son orgullo de una nación formada en el ideario martiano de que Patria es Humanidad.

La oportuna mención de la desprendida labor del personal cubano de la salud contrasta con la obsesiva acometida contra ellos desde Washington.

Dos legisladores estadounidenses de alegada raíz antillana propusieron al Senado restablecer políticas para tratar de conseguir el abandono de médicos cubanos de sus misiones en el exterior.

NO tratan de interesarse por la suerte de esos profesionales sino de ejecutar una operación desde la administración Trump para desacreditar una generosa misión.

El estadista de un país patrocinador de campaña tan soez es el mismo que, como destacara el presidente Díaz Canel, asume 38 por ciento del gasto militar global.

El Jefe de Estado cubano calificó certeramente a quienes tienen las riendas del poder en Washington.

Se refirió a un régimen marcadamente agresivo, moralmente corrupto, que desprecia y ataca al multilateralismo y chantajea financieramente a agencias de la ONU.

Si para algunos medios fue llamativa la caracterización hecha por Cuba de aquella administración, deberían asociarla a la participación del magnate republicano en la ONU. 

Trump reiteró, exasperado, sus inculpaciones a China porque en su criterio propagó la pandemia y mencionó desafiantemente el nombre de ese país más de una decena de veces.

Donald Trump, quien mintió sobre la peligrosidad del coronavirus, calumnia la misión del personal cubano de salud en el exterior porque defiende el principio: médicos y no bombas.

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up