Arranca en Iowa la larga y compleja carrera por la presidencia de Estados Unidos

Imágen de archivo.

Por María Josefina Arce.

La larga carrera para elegir al nuevo presidente de Estados Unidos acaba de arrancar en Iowa, un estado del medio oeste norteamericano. Los primeros puntos en el complejo proceso se definen en esta zona rural al borde de las grandes planicies norteamericanas, que recuerdan los expertos tiene un irregular comportamiento en escoger al eventual inquilino de la Casa Blanca.

La aspirante por el partido demócrata Hillary Clinton y el multimillonario Donald Trump por el republicano marchan al frente de las encuestas, aunque los resultados de estos primeros caucus son para muchos impredecibles por la escasa ventaja con que cuentan.

Las últimas encuestas revelan que Clinton ha descendido bastante en el favor de los electores demócratas. Con solo un 45 por ciento de apoyo es seguida muy de cerca por Bernie Sanders, cuyo discurso contra la clase millonaria y Wall Street seduce a los más jóvenes.

En el lado republicano, a pesar de su oratoria llena de insultos por doquier, ataques contra inmigrantes y musulmanes, entre otras barbaridades, increíblemente Donald Trump se mantiene al frente de los sondeos desde los últimos meses.

Sin embargo, en esta primera prueba, el magnate inmobiliario de 69 años enfrenta una fuerte batalla contra el senador ultraconservador de origen cubano Ted Cruz, estandarte de la derecha religiosa.

Aunque en Iowa solo se elige el 1% de los delegados con que contará cada candidato para las respectivas convenciones partidistas, es sin embargo, un resultado con un gran simbolismo. Y es que según el consenso político, un candidato que termine después del tercer lugar difícilmente obtendrá la nominación del partido.

El encuentro electoral de Iowa determinará quiénes con toda probabilidad serán los que queden en la ruta electoral, y permitirá redireccionar las agendas para las convenciones nacionales.

A partir de este momento la maquinaria electoral comienza a cobrar más fuerza. Después de Iowa, los candidatos se irán a New Hamsphire, en el noreste del país, donde las primarias tendrán lugar el 9 de febrero.

Es sin embargo, el venidero mes de marzo cuando tendrán lugar el mayor número de caucus o elecciones primarias con vistas a las Convenciones nacionales de los dos tradicionales partidos que se realizarán en julio, en la ciudad de Cleveland la republicana y en Filadelfia la demócrata.

Este lunes arrancó la batalla entre republicanos y demócratas por llegar a la Casa Blanca, que tendrá su fin el ocho de noviembre cuando en todo el territorio norteamericano se celebren las elecciones generales, que desde ya se avizoran como unas de las más costosas de la historia del país.

Editado por Maite González Martínez



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up