Mirar a los barrios desde sus cimientos (+Foto)

Editado por Martha Ríos
2021-07-21 07:09:04

Pinterest
Telegram
Linkedin
WhatsApp

En la comunidad la Güinera, en el municipio de Arroyo Naranjo fue constituido el primer Destacamento de Vigilancia
Popular Revolucionaria de La Habana. Foto: Irina Serra

Por Roberto Morejón (RHC)

Un reciente llamado del presidente cubano Miguel Díaz-Canel a promover mayor atención a sectores vulnerables, incluyendo los barrios, debe ser calorizado por su certeza y necesidad de consultar, aún más, a todos.

Las puertas de este país al diálogo están abiertas, pero NO siempre son aprovechadas por personas urgidas de recursos y con otras preocupaciones.

Las autoridades -llamó el Jefe de Estado- deben ir a pulsar más profundamente las problemáticas diversas.

Nadie niega que se haya hecho, pero lo que se pretende es rescatar diálogos aplazados o tal vez efímeros, que impidieron poner sobre el tapete todas las impaciencias.

Después de denunciar a provocadores y organizadores de disturbios, estimulados desde Estados Unidos, el dignatario cubano exhortó a la revisión de métodos y estilos de trabajo que chocan -dijo- con la voluntad de servicio al pueblo.

Con certeza, NO son pocos los barrios, muchos de ellos con una trayectoria de aporte cívico a la historia nacional, hoy con dificultades materiales, en primer lugar por el peso del bloqueo estadounidense de seis décadas.

La pandemia acentuó las premuras de la economía cubana mientras aguardan por solución insuficiencias de vivienda, instalaciones hidráulicas, asfaltado y de recreación.

El cúmulo de privaciones genera desasosiego y si bien nadie puede violar las leyes, muchos desearían debatir sobre sus dificultades.

Autoridades, organizaciones de masas y todos los ciudadanos preocupados por el bien del país deben mirar hacia los barrios, contactar a sus residentes, sin importar si algunos tienen calificativos de difíciles.

Es cierto que NO hay respuestas a todos los requerimientos, pero explicaciones bien sustentadas sobre posibles demoras en la atención de casos serían bienvenidas.

El coordinador de los Comités de Defensa de la Revolución Gerardo Hernández Nordelo abogó por analizar en el barrio quejas e inquietudes legítimas.

Los Comités, cuyo lema es Somos el barrio, se presentan como cauce idóneo, aunque NO el único para sondear situaciones poco divulgadas.

En los barrios pueden encontrarse más espacios de participación, incluso con alegría y esperanza como cuando el trovador Silvio Rodríguez (en la foto) y sus amigos viajaron por suburbios y asentamientos más pobres de este país, para cantar y entretener en ambientes sanos y constructivos.

 



Comentarios


Deja un comentario
Todos los campos son requeridos
No será publicado
captcha challenge
up